Causas por las que recibo un calambrazo eléctrico de una instalación eléctrica

¿Qué ocurre cuando recibo un calambrazo eléctrico? Causas, motivos y protecciones

En nuestra época de niños o incluso ya siendo adultos, la mayoría de nosotros ha sufrido en algún momento un calambrazo eléctrico, algunas veces hemos dado con la causa, pero otras veces no tenemos ni idea de porque nos ha sucedido. La razón es muy fácil y vamos a intentar explicarla de una forma quizá técnica pero que pueda comprenderse fácilmente.

Cuando conocemos el motivo que causo el calambrazo, caemos en cuenta que nos hemos puesto en contacto directamente con algún elemento perteneciente a una instalación eléctrica que normalmente está cargada con energía eléctrica, es decir, durante su funcionamiento normalmente está conectada directamente a la fuente de corriente eléctrica perteneciente a nuestra instalación. Entonces  en este tipo de casos estaríamos hablando del  contacto eléctrico inmediato. Unos ejemplos fáciles serian los cables, los enchufes y los interruptores.

Estos contactos son muy raros, ya que un adulto con sentido común sabe que, si una parte de su cuerpo entra en contacto con un cable que tenga una pequeña fisura, su aislamiento eléctrico se encuentre deteriorado, o inserte sus dedos en un enchufe, entrará en contacto con toda la instalación y comenzara a recibir numerosas descargas de corriente eléctrica alrededor de toda su humanidad.

Por otra parte, los calambrazos que ocurren más a menudo y que se generan de forma inesperada, sin conocer de forma exacta la causa que lo origine, son los que resultan   más difíciles de descubrir y en primera percepción no se observan. Cuando ocurren este tipo de eventos o situaciones se les llama Contacto Eléctrico Indirecto.

Estos suceden en el momento en que un segmento de la instalación tiene algún fallo en su aislamiento o recubrimiento, incluso de funcionamiento y como en sus condiciones normales de funcionamiento están con tensión eléctrica, es ahí cuando ocurre o se produce la comunicación de dicha tensión eléctrica a cualquier elemento anexo o cercano que normalmente no estaría sometido a ninguna tensión eléctrica. El  ejemplo más práctico que podemos observar es cuando nos ponemos en contacto directo con  la parte exterior (metálica) de cualquier artefacto o electrodoméstico y  es ahí cuando se produce un calambrazo no esperado.

Un contacto eléctrico no directo es totalmente más difícil de advertir que un contacto eléctrico directo, la manera más segura es que todos los elementos activos que conforman una red de instalación eléctrica posean una buena conexión a tierra y estén debidamente protegidos por un correcto sistema de protección diferencial. De tal manera, que cuando se produzca el contacto eléctrico no directo, la protección perteneciente al interruptor diferencial que actúa zanjando el paso de esta corriente eléctrica en el segmento que pertenece a la instalación eléctrica que está siendo protegida se active.

¿Cómo prevenir este tipo de calambrazos?

Existen muchos sistemas que se utilizan en las redes eléctricas para así proteger a todas las personas, los que más se utilizan son estos que podemos agrupar de tres maneras:

  • Alejarse de todas las partes que están activas: no permitir que se origine algún contacto no intencionado de parte de cualquier persona con cualquiera de los elementos de la instalación que se encuentre en activo o esté sometido a tensión en su normal funcionamiento. Existen unas tablas que indican las distancias mínimas preestablecidas para una considerada protección.
  • Recubrimiento de todas las partes que están activas: en situaciones donde los espacios son tan reducidos o no es viable conservar las distancias de seguridad, se aplica este conjunto de protección eléctrica. Es tan fácil como realizar un recubrimiento aislante de los elementos activos de nuestra instalación eléctrica de manera que no sea posible estar en contacto con ellos. Mayormente se utiliza en los artefactos eléctricos de cocina.
  • Interponer obstáculos: Es similar al anterior, se trata de impedir cualquier tipo de contacto, pero utilizando obstáculos, como puede ser alguna barrera física que sea adecuada, impidiendo el contacto. Se usan en lugares donde se espera una operación de algunos elementos, pero donde es imposible respetar las distancias de seguridad que ya establecidas por regla estándar.